La Publicidad Procesal, en el camino hacia la legitimidad social

Carolina Granja

Resumen


El proceso judicial, como acto de gobierno republicano, debe ser público: es decir, abierto al conocimiento directo e indirecto de la población en general, salvo que pueda afectarse el resguardo de bienes personales o sociales a los que haya que proteger frente a su publicidad.

La irrupción de los medios masivos de comunicación y sus avances tecnológicos han cambiado el significado de la publicidad del juicio prevista en los diversos códigos procesales penales vigentes. La difusión de un hecho judicial por la prensa contribuye a formar una percepción social, traducida luego en opinión pública acerca del funcionamiento de la Justicia.

Ahora bien, parecería que en general, a los poderes judiciales -a diferencia de los demás poderes estatales cuyos representantes son erigidos a través del voto popular- no les ha inquietado demasiado el legitimarse. El principio rector de su actuar ha sido la legalidad: cumplir y hacer cumplir la ley. Mas la legitimidad constituye un objetivo superador. Y la confianza ciudadana al sistema se logra abriéndose a la sociedad, informando e instruyendo al ciudadano, comunicándose con él, permitiéndole apropiarse de las cuestiones que le afectan o pueden eventualmente hacerlo.

Constituye un imperativo de nuestro tiempo que los poderes judiciales diseñen políticas de transparencia institucional para que la legalidad y la legitimidad puedan caminar al unísono.


Palabras clave


Poder Judicial; medios de comunicación; publicidad; transparencia; legitimidad

Texto completo:

PDF

Referencias


Anitua, G. (2003) Justicia penal pública. Un estudio a partir del principio de publicidad de los juicios penales. Buenos Aires, Del Puerto.

Anitua, G. (2008) “Sobre el juicio por jurados en el año 2008”, Revista Argentina de Teoría Jurídica, nr 12.

Binder, A. (1977) Reforma de la Justicia penal y constitucional: del Programa Político al Programa Científico. Conferencia llevada a cabo en las Jornadas Internacionales sobre Enjuiciamiento Penal, Rosario, Argentina, Noviembre de 1977. Recuperado de http://www.cienciaspenales.org/REVISTA%2016/binder16.htm.

Bidart Campos, G. (2002) “Presunción de inocencia, derecho al honor, derecho a la información y libertad de prensa”, El Derecho, tomo 165.

Ferrajoli, L. (1995) Derecho y razón. Teoría del garantismo penal, Madrid, Trotta.

Frascaroli, M. S. (2004) Justicia Penal y Medios de Comunicación, Buenos Aires, Ad Hoc.

Garland, D. (1999) Castigo y sociedad moderna. Un estudio de teoría social, México, Siglo XXI.

Hendler, E. S. (1989) “Teatralidad y enjuiciamiento oral”, Revista Jurídica La Ley, Buenos Aires, 11 de mayo de 1989, Suplemento actualidad.

Maquiavelo, N. (2011) El Príncipe, Madrid, Tecnos.

Nino, C. S. (1992) Fundamentos de derecho constitucional, Buenos Aires, Astrea.

Noelle Newman, E. (1995) La espiral del silencio: opinión pública, nuestra piel social,

Barcelona, Paidós.

Nye, J. (1967) “Corruption and Political Development: a Cost-Benefit Analyisis”,

American Political Science Review, 51, pp. 417-429.

Pascal, B. (1940) Pensamientos, Madrid, Espasa Calpe. Recuperado de http://www.cervantesvirtual.com/obra/pensamientos--1/

Pertile, D. (2004). Prensa y Justicia. El Vocero Judicial para Cortes Supremas y Tribunales Superiores. Córdoba, Advocatus.

Rodríguez, E. (2000). Justicia mediática. La administración de justicia en los medios de comunicación. Las formas del espectáculo. Buenos Aires, AdHoc.

Rusche, G. y Kircheimer, O. (1984) Pena y Estructura social. Bogotá, Temis.

Zaffaroni, E., Aliaga y Slokar (2000) Derecho Penal. Parte General, Buenos Aires, Ediar.






URL de la Licencia: https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/